Gabriel Rolón habla del desamor, del psicoanálisis como cura y de la grieta

01-05-2017 – El reconocido psicoanalista y escritor habló con Infobae con motivo del estreno de la película “Los padecientes”, basada en su popular novela.

“Lo que hace mal no es la palabra. Lo que daña es el silencio”, dice Gabriel Rolón, cuando se  le pregunta sobre el argumento del film “Los padecientes” que se está presentado por estas horas en los cines argentinos. “Los protagonistas de esta ficción padecen por una verdad que no pueden contar. Por eso, un psicoanalista los acompaña en su sufrimiento para que puedan darla a conocer”, agrega reseñando la película que protagonizan Benjamín Vicuña, Eugenia Suárez y Pablo Rago, entre otros

Rolón, además de ser un profesional de psicología, es autor de varios numerosos best-sellers. Cuenta que accedió a que se filmara esta historia de tres hermanos involucrados en la muerte de su padre porque sintió que era la chance de concebir una película de género (“es un thriller con todas las letras”, define) y porque puede ser de gran ayuda para muchos que soportan el drama del abuso sexual.

En una extensa charla en la redacción de Infobae, Rolón abordó distintos tópicos relacionados con “la grieta” que se vive en la Argentina, el amor y el desamor y la posibilidad de una “cura” psicoanalítica. Aquí,  algunas de sus definiciones:

-“Veo la denominada grieta con preocupación. Usamos la palabra ejercida como un arma. Es la palabra desde el lugar dominante que se quiere imponer al otro”.

-“La palabra cumple su función cuando pacifica”.

-“Nunca analizaría a un abusador sexual. Es un límite claro para mí”.

-“El encuentro de dos personas es el encuentro de dos soledades”.

-“El desamor se cura. Hay que hacer un trabajo que se llama duelo. El duelo es el proceso en el cual uno ama de un modo distinto al que se fue. Hay que aprender a soltarlo”.

-“El psicoanálisis cura: sirve para sanar el lugar subjetivo en donde una persona sufriente se para”

-“Hay heridas que no se van nunca. ¿Quién puede curarnos para siempre del dolor de haber perdido un ser amado? De lo que sí me puedo curar es de no quedar en un lugar sufriente, llorando siempre, con ira. Hay ciertos vacíos de los que nadie nos va a curar pero sí nos va a ayudar a salir de la melancolía”.

Video Entrevista Completa