Un presidente ladrándole al espejo

Puja. La oposición sacó de quicio al gobierno de Macri con su proyecto de Ganancias; hubo acusaciones cruzadas y descalificaciones. Pero lo que se discute, en realidad, es poder electoral.

 

La  realidad de la política argentina quedó retratada esta semana en una foto en la Cámara de Diputados. Una veintena de legisladores de 13 partidos distintos sacaron de quicio al gobierno nacional al acordar un proyecto de modificación al impuesto a las Ganancias que Cambiemos considera un mamarracho impracticable. De un lado y del otro, volaron calificativos que van desde soberbio, impostor, destituyente y golpistas. De lo que se discute es de poder electoral. No del fondo de la cuestión.

 

[Continuar leyendo…]

Gestos frente al mar

El retiro. El presidente Macri reunió a su equipo de trabajo en Chapadmalal para marcar límites y exigir un mayor impulso en la gestión a fin de alcanzar resultados concretos. La molestia con Massa.

Mauricio Macri se dispuso este fin de semana a recuperar la gestualidad que él supone lo depositó en la presidencia de la Nación. La convocatoria a Mar del Plata de buena parte de su equipo sirvió para poner negro sobre blanco lo que cree el titular del Poder Ejecutivo y, con formas PRO, marcar cuáles son las banquinas a los dos lados de la ruta que él ha decidido trazar. Por derecha, le puso límites a la ortodoxia económica de su partido. Por izquierda, a los acuerdistas como Emilio Monzó o Federico Pinedo, que piden apertura del gobierno. Macri quiere gestos convencidos de optimismo y trabajo concreto en los resultados. Eso dijo.

[Continuar leyendo…]

Halcones y palomas amarillos

La marcha del gobierno. En Cambiemos ya no logran ocultar la división entre dos sectores con visiones distintas sobre la gestión y sobre cómo seguir en el futuro inmediato. El presidente parece inclinarse por el sector más ortodoxo.

 

El  gobierno nacional ya no oculta que está fragmentado en dos. No hay dudas de que la coalición Cambiemos ha sorteado con éxito el fantasma de parecerse a la Alianza de Fernando de la Rúa, pero esta situación no logra ocultar la división entre palomas y halcones del partido amarillo. Por un lado, Marcos Peña, Fernando de Andreis y Jaime Durán Barba, entre otros, son los que representan a los ortodoxos de la gestión que creen que el poder se ejerce sin concertación con la oposición y esgrimen como prueba irrefutable las encuestas que el ecuatoriano les hace llegar cada semana de confección cuasi orfebre para saber si hay apoyo popular o no a la gestión. El factor Cristina y el kirchnerismo residual que se victimiza como perseguido a pesar de bolsos de dinero, empresarios amigos que tienen más dinero que lo que cuesta el Fútbol para todos, o la propia ex presidenta montando un reality show en redes sociales en una causa demasiado mediatizada por el juez, ayudan como espejo para muchos que detestan aquel modelo terminado hace un año.

 

[Continuar leyendo…]

Lavagna y la psicosis

Un misil contra el gobierno. El ex ministro de Economía calificó con crudeza la situación del país y disparó el enojo y la reacción del Ejecutivo. Sin embargo, hasta el presidente de la Nación sabe que no mintió.

Rberto Lavagna se transformó en un inesperado misil lanzado hacia el gobierno en su línea crítica de flotación. El respetado ex ministro de Economía de la Nación recurrió a su habitual tono mesurado para calificar con crudeza la situación económica del país. “Ya hemos tenido este tipo de modelo, con los militares y en los años ’90, y no consigue dar resultados efectivos. Esperemos que haya tiempo de modificaciones y correcciones, pero hoy lentamente nos hemos ido deslizando hacia una política que ya conocemos”, le dijo a este cronista en una entrevista radial.

La administración Macri no cabía en su enojo. Un ministro del Poder Ejecutivo propuso recordar trapos viejos sucios del ex funcionario. Hasta se malició rememorar el paso de Lavagna en la embajada de la Unión Europea y un supuesto ingreso de dinero privilegiado por esa función hasta que el jefe de gabinete calmó a los propios.

[Continuar leyendo…]

Al menos que parezca

En otro mundo. La desconexión de la clase política argentina con la realidad de las mayorías es impactante. Con el 30 por ciento de la población en situación de pobreza, es injustificable el aumento de las dietas de los legisladores.

 

Los países deberían tener funcionarios que se parezcan a sus ciudadanos. No es imprescindible que sean iguales. Al menos que se les parezcan. Una nación en crisis económica, con el treinta por ciento de pobreza, con uno de cada tres personas de centros urbanos viviendo en villas de emergencia, debería alzar la vara de la similitud entre los políticos y los que los votan.

 

[Continuar leyendo…]

Al César lo que es del César

Iglesia y Estado. Distintos acontecimientos de estos días obligan a reafirmar que nuestro Estado es laico y que por lo tanto debe regir la ley de los hombres y no los de alguna religión en particular.

María Eugenia Vidal es una profunda devota católica. Se sonríe cuando sus opositores políticos la definen como “la catequista”. Es que lo fue. Ella nunca ha escondido su fe. Cuando se ingresa en su oficina del alto piso de Banco Provincia en pleno centro porteño se distingue rápidamente la imagen de la Virgen de Fátima que la acompaña en todos sus escritorios. Cuenta un visitante reciente de ese lugar que reparó en la estatua de la madre de Cristo que Vidal se alegró por esa mirada. “Soy agnóstico. No creo en nada”, le dijo su interlocutor. A los pocos días, la gobernadora le hizo llegar a su casa una réplica de la Virgen con una nota de puño y letra que decía “aunque no creas, ella te acompaña siempre”.

 

[Continuar leyendo…]

El fin, el insulto y los medios

El destape. Margarita Stolbizer sacudió el tablero político: acusó al gobierno de especular electoralmente con las causas judiciales que comprometen al kirchnerismo. Los que se benefician con la grieta.

 

Margarita Stolbizer puso en jaque al gobierno de Mauricio Macri. De forma inesperada, la dirigente del GEN le arrebató el lugar de interpelación moral que se creía reservado a Elisa Carrió y descolocó a la administración nacional. “Las causas judiciales que investigan la corrupción están frenadas. El gobierno no hace nada y especula con ellas a través de una mirada electoral”, dijo la diputada bonaerense.

 

[Continuar leyendo…]

Papa dependencia

El presidente Macri y el Sumo Pontífice mantuvieron un encuentro cordial en el Vaticano. Los empresarios mostraron su satisfacción por el rumbo del gobierno, aunque también expusieron sus límites.

 

Papa Francisco es un faro privilegiado que ilumina a todo el mundo con inteligencia, solidaridad e interpelaciones morales. En la Argentina, sigue siendo un actor de política local demasiado zarandeado en cuestiones muy domésticas. La responsabilidad de esta distorsión, ¿es del Pontífice, de los dirigentes políticos vernáculos, de los dos?

Hasta horas antes del encuentro de ayer en el Vaticano, ministros, secretarios y protagonistas de peso del gobierno nacional conversaban en reserva con periodistas con una suerte de tensión quinceañera, mezclada con ansiedad y sobreactuación para demostrar que estaba “todo bien”. La, otra vez, impecable tarea de Susana Malcorra les auguraba un encuentro extenso (la línea de meta estaba marcada por los 22 minutos de la anterior reunión) y con caras cordiales (“tengan en cuenta que el Papa sólo sonríe en contacto con la gente común”, explicó un periodista avezado que vive en Roma).

[Continuar leyendo…]

Argentina debate

Experiencia. Se cumplió el aniversario del primer debate entre los candidatos a la presidencia en la historia argentina. La concreción de esa iniciativa fue un trabajo titánico. Los entretelones de una experiencia que debería ser habitual.

Se cumplió por estos días el aniversario del primer debate presidencial de la historia argentina. El domingo 4 de octubre del año pasado, seis atriles cuidadosamente colocados en el escenario del aula magna de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires rompieron la inexplicable tradición de no aceptar encuentros públicos de discusión de los que aspiran a ser presidentes de la Nación. La concreción de esa iniciativa encabezada por la ONG Argentina Debate fue fruto de un trabajo titánico. Algunas anécdotas de su concreción valen ser reseñadas para recordar que, a hoy, no se consiguió consensuar una ley que torne al debate en obligatorio. Esa es la deuda. Ese es el sentido del recuerdo. No hay todavía ley.

[Continuar leyendo…]

Una mujer, todas las mujeres

“Mariú” y el poder. La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, tiene mejor imagen que Macri pero enfrenta un escenario complejo en una provincia devastada. Reacciones frente a una propuesta para aumentar el cupo de mujeres en cargos electivos.

 

La Capital – 26-09-2016 – ¿Cómo te bancás ser la persona más respetada y querida de toda la política argentina?”, le preguntaron. Ella respondió sin dudar: “Esto va a pasar. No lo dudes. Va a pasar”. María Eugenia Vidal miró con sorpresa a su interlocutor, el que había descerrajado esa pregunta, porque la charla que sostenía con la presencia de algunos ministros y colaboradores transitaba por cuestiones de gestión concretas: policía, infraestructura, salud. Los que la frecuentan aseguran que no tiene pose cuando habla de sí misma ni cuando gobierna. “Mariú es así”, le confía en reserva a este cronista uno de los secretarios que la acompaña a todas partes. “MEV no la caretea”, dice otro. El uso de sus iniciales es muy frecuente para referirse a la gobernadora de Buenos Aires.

Las últimas encuestas que dejaron sobre el escritorio del presidente Mauricio Macri indican que Vidal lo supera en imagen y análisis de gestión por entre 9 y 18 puntos. La responsable del distrito más importante del país capeó los primeros nueve meses de gestión con mucha más holgura que su mentor. Porque hay que entenderlo: ella es hoy gobernadora porque Macri la pensó desde que la invitó a participar de la secretaría de asuntos sociales de Boca Juniors cuando él era el presidente del club. ¿Hay celos hacia Mariú de parte de su Yepeto político? “¿Cómo se te ocurre?”, responde al instante un ladero de Macri. Pero nunca dice que no.

El aspecto físico de esta dama de 43 años no se condice con lo que suele suceder a quien detenta el poder. Está mucho más bella y delgada que cuando era vicejefe de gobierno de la ciudad. El síndrome del envejecimiento del sillón del gobernante no parece haber operado en ella. Sin embargo, los que hablan en confianza con la gobernadora dicen que la ven muy preocupada por la gestión. “La provincia está devastada”, sentenció esta semana luego de recibir el informe de uno de los hospitales bonaerenses construidos por la gestión de Daniel Scioli con defectos edilicios que lo hacen inaccesible físicamente para muchas prestaciones. “Le pifiaron en las medidas para terminarlo antes”, explicó uno de sus secretarios. Y no es el único caso. El Hospital Alberto Balestrini, inaugurado varias veces por la anterior gestión, jamás contó con el personal mínimo para funcionar y ya empieza a tener problemas de construcción.

Otro ejemplo de su malestar (“Mariú pasó una pésima semana: la muerte de un policía del grupo Halcón, la fiesta desbocada de Moreno y la inseguridad en general”, grafica uno de los suyos) es la cuestión policial. Ya está en poder del ministro de seguridad Cristian Ritondo un muestreo entre los 90 mil policías de la bonaerense, hecho en distintas ciudades con policía municipal, que asegura que una tercera parte de ellos no está apto para serlo. Seamos directos: uno de cada tres uniformados no pasa el apto físico, el siquiátrico o el actitudinal. Uno de cada tres policías está en la calle con un arma del Estado sin que esté en condiciones de hacerlo.

Vidal cree que tiene dos opciones para gobernar: o atender a las urgencias y trabajar para la campaña electoral que ya está encima de todos con vistas a las elecciones de medio término, o animarse a patear el tablero del reclamo de la política inmediata y sentar bases que sembrarán los que vengan. La pregunta, en realidad, debería ser dirigida a los ciudadanos: ¿hay paciencia y deseo de los votantes de saber que lo que se haga no tendrá visibilidad ahora pero servirá para modificar en serio lo que sucede?

Buenos Aires viene siendo gobernada desde 1997 por el peronismo. El índice de pobreza, de desocupación, de ausencia de servicios esenciales como los sanitarios, de salud y de seguridad son apabullantes. ¿No cree el PJ que debería hacer una elemental autocrítica? No lo cree. ¿Puede Vidal seguir gobernando con el gatopardismo clásico de cambiar algo para que nada cambie?

¿Diciembre le preocupa? Ya se sabe que el último mes del año es funestamente simbólico en nuestro país. El gobierno bonaerense asegura que los intendentes no quieren jugar con fuego. No todos. Las miradas se posan sobre el eje de La Matanza, donde gobierna el peronismo más dogmático. Más allá de las trapisondas de algunos, la realidad social de mucha exclusión, economía parada y desempleo son objetivos. Vidal lo sabe.

Todas las mujeres. Un espacio transversal de distintos partidos ha presentado la iniciativa para que en todos los cargos electivos se respete la proporción del 50 y 50 entre mujeres y varones. La idea es elevar el cupo del 33 por ciento a la mitad. Allí aparecen Malena Massa, Margarita Stolbizer, Victoria Donda y muchas referentes más.

No deja de ser impactante la reacción de furia conservadora de muchos de los que rechazan la idea. “Yo quiero que haya gente con talento y no me importa si es hombre o mujer”, dijo uno de los periodistas más renombrados esta semana sin privarse de calificar la iniciativa de “reverenda boludez”. “Es discriminatorio para con los hombres”, dijeron otros. “¿Y las travestis o las personas gays?”, agregó. Por lo primero, es interesante saber que el problema de la falta de talento importa si se trata de mujeres. Porque hasta ahora, el listado de los incompetentes varones que ha parido la política es infinito y nunca se escuchó la queja de género al respecto. Nos preocupamos por el talento cuando las mujeres ingresan. No antes. Por lo demás, las discriminaciones positivas son tan viejas como las proscripciones irracionales. Hubo que pensar en cupos para afroamericanos, latinos, discapacitados y demás ante la injusticia de los que detentaban el poder para visibilizar algo tan obvio como la paridad de géneros que brinda la humanidad.

Salvo muy escasos ejemplos, la mujer en la política tuvo que hacerse acompañar de varones que las cobijaron o necesitó de increíbles exámenes de pureza que a los varones jamás se les exigieron. Si todo eso no alcanza, habría que recurrir al pragmatismo de la duda. Si hasta ahora nos fue como nos fue con indiscutida predominancia de testosterona, ¿no habría que darse la chance de probar con más número de mujeres para ver si la cosa cambia?

De paso, nunca viene mal imitar la proporcionalidad de la naturaleza que, hasta ahora, viene siendo indiscutida y con unos cuantos miles de años de experiencia.